ASPECTOS RELEVANTES DE LA NOTA DE CEOE Y CEPYME ANTE LA PRÓXIMA CONVOCATORIA DE HUELGA GENERAL

ANÁLISIS DE LA HUELGA

Las organizaciones empresariales consideran que la huelga general convocada para el día 29 de Septiembre es incongruente, innecesaria, inoportuna e inútil, así como lesiva para los intereses de los españoles en general, y de las empresas y los trabajadores de nuestro país, en particular.

Los órganos de gobierno de CEOE y CEPYME afirman también que la huelga es política, ya que analizando los motivos que aducen los sindicatos queda claro que está dirigida contra el Gobierno y contra decisiones y acuerdos del Parlamento de la Nación y, por lo tanto, es ajena a la actividad empresarial, aunque las consecuencias las pagarán las empresas y los ciudadanos.

Ante estos hechos los empresarios rechazan la convocatoria de esta huelga y vuelven a reclamar el diálogo social, y la concertación como el mejor procedimiento para la solución de nuestros problemas, aún más en una situación económica tan difícil como la que atravesamos.

CEOE y CEPYME siguen considerando necesario garantizar, entre otros, el derecho al trabajo, la seguridad de las personas e instalaciones empresariales, la protección de los bienes –productos y servicios -, la tipificación de la actuación legal de los piquetes y la calificación previa de la huelga, así como la exigencia de responsabilidades sobre todo tipo de daños a los convocantes de la misma.

APERTURA DE CENTROS DE TRABAJO.

Los empresarios expresan, asimismo, su firme voluntad de abrir sus empresas durante toda la jornada del 29 de Septiembre, para hacer posible que todos los trabajadores que lo deseen puedan ejercer su derecho constitucional al trabajo.

La actitud de los empresarios no será de pasividad ante una convocatoria de huelga. Aconsejamos que no se sustituyan las horas de trabajo del día de la huelga por otras fórmulas (vacaciones, cambios de turno, etc.) que evitan problemas de gestión a corto plazo, pero no para situaciones similares en el futuro. Se llama la atención, especialmente, sobre el control del absentismo en los días previos a la huelga.

SERVICIOS DE MANTENIMIENTO Y SEGURIDAD.

La dirección de la empresa, en colaboración con los representantes de los trabajadores, habrá de designar las personas necesarias para el cumplimiento de los servicios mínimos de mantenimiento y seguridad necesarios para garantizar la seguridad de las personas y las cosas, el mantenimiento de los locales, maquinaria y cualquier otra atención necesaria para la reanudación de la actividad de la empresa.

En los casos de empresas encargadas de la prestación de servicios públicos o de reconocida e inaplazable necesidad, la Autoridad Gubernativa podrá acordar las medidas necesarias para asegurar el funcionamiento de los servicios. Los conocidos Decretos de servicios mínimos son de obligado cumplimiento.

OCUPACIÓN DEL CENTRO DE TRABAJO Y DERECHOS DE INFORMACIÓN Y REUNIÓN DE LOS TRABAJADORES DURANTE LA HUELGA.

En función de lo establecido en el E.T. (artículos 77 a 81) y en la Ley Orgánica de Libertad Sindical (artículos 8.1. y 9.1), los trabajadores tienen derecho a reunirse fuera de las horas de trabajo, resolviendo mediante votación si desean o no secundar la convocatoria de huelga.

La actuación de los piquetes debe limitarse a tareas puramente informativas o de propaganda de las razones de la huelga. Cualquier acto que desborde este cometido convierte la acción del piquete informativo en ilegal en cuanto trata de impedir el ejercicio del derecho al trabajo y a no secundar la convocatoria de huelga.

CIERRE PATRONAL.

La dirección de la empresa deberá adoptar en cada momento las medidas que considere más convenientes, incluso el cierre de los locales cuando pueda crearse una situación de peligro, entre otras, para las instalaciones o los bienes de la empresa. Igualmente, será lícito el cierre patronal cuando, como consecuencia de la inasistencia o irregularidades en el trabajo que causa la huelga, se impida gravemente el proceso normal de producción.

EFECTOS JURÍDICOS DE LA PARTICIPACIÓN EN LA HUELGA.

La normativa principal aplicable en materia de huelga es el Real Decreto Ley 17/1977, de 4 de marzo, sobre Relaciones de Trabajo.

Los efectos jurídicos que la legislación prevé para los participantes en una huelga son, en síntesis, los siguientes:

Suspensión del contrato de trabajo durante el tiempo en que se mantenga en huelga.

No devengo del salario durante la huelga, detrayendo el importe íntegro de las horas no trabajadas. Por tanto, habrán de descontarse las partes proporcionales correspondientes a salario base y complementos salariales, así como a aquellas percepciones de devengo superior al mes (pagas extraordinarias).

No se practicará descuento alguno sobre los complementos extrasalariales (quebranto de moneda, desgaste de útiles y herramientas, plus de distancia…) pero sí sobre otros conceptos específicos (propinas). Los descuentos no deberán afectar a las vacaciones, tanto en su duración como en su retribución.

Mantenimiento en situación de alta especial en la Seguridad Social, con suspensión de la obligación de cotizar por parte del empresario y el trabajador.

Finalmente, resaltar que son sancionables las faltas o hechos ilícitos cometidos durante la huelga, el incumplimiento injustificado de los servicios mínimos, las coacciones o agresiones y, en general, las conductas no ajustadas a la Ley, pudiendo llegarse hasta el despido.

Los Servicios Técnicos de CEIM estamos a disposición de las empresas y de las organizaciones asociadas para recibir las incidencias que pudieran producirse y propulsar cuantas acciones sean precisas llevar a cabo por este motivo.